Secreto a voces

Muestra la más íntima naturaleza del artista ante su público. El arte es inevitablemente reflejo de la personalidad del creador y del intérprete, su ser más profundo queda en evidencia. Y así debe ser; cuando esto sucede, el acto escénico se convierte en verdad, y se produce una comunicación directa con el público, que descubre voces únicas y vitales, quizás susurradas o veladas

Anabel Veloso trabaja bajo esta premisa, buscando además el difícil equilibrio en entre la tradición y la época a la que pertenece y que define su forma llegar al flamenco.

A las voces de Miguel Soto “El Londro” y Juan de Mairena, la guitarra de Javier Patino y los vientos de Diego Villegas se une el sonido de uno de los instrumentos con los que la bailaora más se identifica: El Piano Flamenco. Estético, Elegante, Versátil...

Y quien mejor para darle vida que quien quizá sea el mayor representante del piano flamenco contemporáneo, David Peña DORANTES, “la joya de piano flamenco” que aúna como nadie el “virtuosismo clásico y el jondo linaje”

Anabel Veloso rescata además una composición original de uno de los más altos representantes de la generación canónica del piano flamenco de la historia: JOSÉ ROMERO. Concertista, compositor, investigador. Tras su pérdida dejó una obra inédita para orquesta, la guardó como un secreto quizá por haber vivido en una lucha interna en la búsqueda de un estilo personal, pero bajo el peso que le supuso la tradición más purista. Su trabajo es hoy compartido con el gran público y por n se podrá escuchar en las manos de los solistas de la ORQUESTA BÉTICA DE CÁMARA y bajo la dirección de MICHAEL THOMAS, a modo de pequeño homenaje a este gran impulsor del piano flamenco.

“Veloso es bailaora pero sobre todo, es directora de escena. Tiene un gusto fuera de duda para poner elementos sobre las tablas con mucho sentido. En el baile, Veloso estuvo en su línea: bailó con elegancia, mostrando detalles de gusto en sus manos y en sus quiebros. El suyo es un baile contenido, medido: se dobla pero no se despeina. En Veloso hay una creadora llena de ideas, una narradora nata, figura no abunda en la escena flamenca”.